R. G. Fay Day Book

El texto que ponemos a disposición del lector es un facsímil digital del diario redactado por R. G. Fay -un polvorero estadounidense- durante un viaje de trabajo a Colombia en 1903. Fay permaneció durante varias semanas en Cartagena, y también visitó Puerto Colombia y las islas de San Andrés y Providencia. El diario, publicado por el Banco de la República y con prólogo del historiador Adolfo Meisel Roca, es un documento valioso para el conocimiento de la historia de ese país suramericano y del Caribe en general. La publicación contiene las excelentes fotografías tomadas por el autor durante su itinerario.

¿Por qué perdió la costa Caribe el siglo XX? y otros ensayos

La Asociación de Historia Económica del Caribe pone a disposición de los lectores interesados el libro «¿Por qué perdió la costa Caribe el siglo XX? y otros ensayos», del economista e historiador colombiano Adolfo Meisel Roca:

“Los ensayos que se incluyen en este volumen fueron desarrollados en el período 1998-2009 y en casi todos ellos se profundizan y amplían temas que ya había tratado en artículos anteriores. La excepción es el que trata sobre la estructura económica de San Andrés y Providencia, tema relativamente nuevo para mí, y que surgió del hallazgo afortunado de una valiosa información sobre la estructura de la producción de las islas en 1847.

Hay dos grandes temáticas que están presentes en los ensayos incluidos en este libro, excluido de este análisis San Andrés y Providencia. El primer aspecto que hay que resaltar es el papel central de Cartagena en la economía colonial costeña y durante las primeras décadas del siglo XIX. Los primeros cinco artículos de esta compilación se refieren, principalmente, a la economía cartagenera y a su relación con su entorno rural y con el interior andino en el período colonial. Luego se discute la crisis de la ciudad después de la independencia, cuando perdió importancia militar y portuaria, y su recuperación a comienzos del siglo XX, hasta alcanzar una posición secundaria dentro de la economía nacional.

El segundo tema que está presente en este libro, desarrollado en los ensayos seis a nueve, es el creciente rezago de la economía de los departamentos del Caribe con respecto a los del interior a medida que avanzó el siglo XX. Aquí se sostiene que la causa principal para ese resultado se encuentra en los efectos macroeconómicos de la expansión cafetera de la primera mitad del siglo XX, que le quitó competitividad a las exportaciones diferentes a las del café. Para caracterizar esa situación se discute la hipótesis de la enfermedad holandesa y se ilustra, en forma detallada, en el caso del banano, que se producía en el Departamento del Magdalena. Por supuesto, hubo otros factores y en uno de los ensayos se argumenta que la recomposición del sistema nacional de transporte influyó negativamente, cuando se generalizaron las carreteras y el transporte automotriz, con el consecuente abandono del río Magdalena. Así mismo, el centralismo y la alta tasa de crecimiento demográfico de la región Caribe a lo largo del siglo XX, limitaron sus posibilidades de crecimiento económico.”

Oro y plata en los inicios de la economía global: de las minas a la moneda

Desde el siglo XVI, el descomunal aumento de la oferta de oro y plata, debido a la producción de las nuevas minas americanas, dio origen a conexiones interregionales y reforzó las ya existentes, dándoles —en el pleno sentido de la palabra— una dimensión global. Los textos reunidos en el presente volumen tratan de diferentes momentos de la producción, los flujos y la amonedación de los metales preciosos en distintas partes del mundo. También ilustran cómo la plata y el oro se inscribían en los diferentes contextos regionales y, a la vez, los interconectaban. De esta forma, dejaron una profunda impronta en muchas partes del orbe. La prosperidad minera dio un gran dinamismo a la colonización de Iberoamérica, que a partir de entonces experimentó probablemente la más radical transformación de toda su historia. El libro invita a reconsiderar la posición de la Nueva España, y de América Latina en general, en la historia de la temprana globalización, no como regiones periféricas, sino como actores centrales en su dinámica de arranque.

Fuente: El Colegio de México

La Historia Comparada de las Antillas

La Historia comparada de las Antillas (Doce Calles y otros eds., Madrid, 2014, 807 págs.), coordinado por José Antonio Piqueras, constituye el volumen V y último de la Historia de las Antillas que dirige la Dra. Consuelo Naranjo y ha venido publicándose desde 2009.
La Historia comparada de las Antillas reune colaboraciones de 17 autores, historiadores y expertos en ciencias sociales procedente de España, Estados Unidos, Italia, Alemania, Cuba y Puerto Rico.
La obra presta atención a la inserción del Caribe insular en la historia atlántica, a la exploración y representación de los territorios, a los ritmos dispares de desarrollo azucarero y sus consecuencias; se ocupa de las formas de ocupación de la tierra, la esclavitud y su huella, las migraciones como factor distintivo, la implicación de las actividades humanas y económicas para el equilibrio de los recursos naturales, la fiscalidad, la formación de modelos coloniales diversos, los sistemas de gobernanza del siglo XX, la colonialidad y el temor en la ideología del poder, el Caribe como encrucijada estratégica, las creencias afrodescendientes, las letras en la formación de las culturas nacionales.

Sumario
Presentación [Consuelo Naranjo Orovio]
Introducción [José Antonio Piqueras]

PRIMERA PARTE
LA RIQUEZA DE LAS NACIONES EN EL MAR DE LAS ANTILLAS
Capítulo 1: Las Antillas, una historia atlántica. Dale Tomich
Capítulo 2: Historia y Ambiente en el Caribe insular. Reinaldo Funes Monzote
Capítulo 3: Islas de azúcar y de esclavos. José Antonio Piqueras
Capítulo 4. Reordenando el universo azucarero. Del emporio de Saint-Domingue a la segunda esclavitud. José Antonio Piqueras
Capítulo 5: Usos y dominios del suelo en el Caribe hispano. Santo Domingo, Cuba y Puerto Rico. Imilcy Balboa Navarro
Capítulo 6: Modernización, auge y declive de las economías azucareras. Oscar Zanetti Lecuona

SEGUNDA PARTE
LOS PODERES Y SUS AGENTES. LOS DESAFÍOS
Capítulo 7: Los colonialismos caribeños desde la conquista española hasta el reino del azúcar estadounidense. Christopher Schmitt-Nowara
Capítulo 8: Las Haciendas públicas en las Antillas hispanas desde las reformas borbónicas al final del periodo colonial. Inés Roldán de Montaud
Capítulo 9: La identidad prenacional y el patriotismo criollo de los siglos xvii y xviii. Jorge Ibarra Cuesta
Capítulo 10: El impacto de la revolución haitiana. Ada Ferrer
Capítulo 11: Las Antillas hispanas después de la Segunda Guerra Mundial: la transición eterna. Vanni Pettinà
Capítulo 12: El poder, la ideología y el terror en el Mar de las Antillas. José Francisco Buscaglia Salgado
Capítulo 13: El Caribe insular como encrucijada geoestratégica, 1492-2013. Humberto García Muñiz

TERCERA PARTE
LAS EXPERIENCIAS DE MOVILIDAD Y ARRAIGO
Capítulo 14: Migraciones a las Antillas: colonos y migrantes del Viejo Mundo. Consuelo Naranjo Orovio
Capítulo 15: Migraciones en las Antillas: episodios de transterritorialidad, 1791-1938. Jorge Giovanetti

CUARTA PARTE
SABERES Y REPRESENTACIONES
Capítulo 16: Creencias y cultura afrodescendiente. Juan Mesa Díaz
Capítulo 17: La exploración de las Antillas, la creación de su imagen cartográfica y el desarrollo científico. Miguel Ángel Puig-Samper y Consuelo Naranjo Orovio
Capítulo 18: Las letras: El caribe francófono e hispanófono en el siglo XIX. Gesine Müller

Bibliografía citada
Índices
Notas biográficas de los autores

De los dominios del rey al imperio de la propiedad privada

De los dominios del rey al imperio de la propiedad privada. Estructura y tenencia de la tierra en Cuba (siglos XVI-XIX)
Imilcy Balboa Navarro

La plantación en Cuba se identifica con el azúcar y con los esclavos, pero la tierra constituyó el punto de partida y el sostén de todo el entramado socio-económico. El presente libro se adentra en el estudio de la sociedad cubana en el largo recorrido que transcurre entre los siglos XVII y XX tomando por hilo conductor los usos y dominios del suelo en dos niveles: el factual y el jurídico, que con el pretexto de normar la realidad iba creándola con carácter retrospectivo.

El análisis entrelazado de la estructura económica y de la tenencia de la tierra, la conformación de los grupos sociales al fondo, lleva a primer plano dos actores insoslayables: de un lado, la Corona y el Estado liberal que subroga sus atribuciones, el poder colonial, en definitiva, interesado en asignarse la titularidad sobre las tierras como condición para proceder a su enajenacion onerosa; de otro, los hacendados en precario que han hecho de las usurpaciones de terrenos una práctica consuetudinaria y aspiran a convertirla en derecho. Después de más de dos siglos de pugnas, usurpaciones, fraudes y desafíos, el gran débate girará en torno al derecho de propiedad plena. Su resolución legitimaba la propiedad territorial y consagraba a los dueños de ingenios azucareros como clase hegemónica. El estudio contempla las consecuencias de este proceso sobre la agricultura en pequeño y se interesa por las condiciones que facilitaron la entrada de inversores norteamericanos y la expansión del gran latifundio tras el final de la soberania española de la isla.

En memoria de Alberto Abello Vives (1957-2019)

Escribir sobre Alberto Abello Vives es como hacer un recorrido por el Caribe en su totalidad, desde su Santa Marta natal hasta su Cartagena vital. Alberto era un samario raizal, un criollo como aquellos de principios del siglo XIX, los hijos de españoles que se pelearon con la Madre Patria. Él hacía parte de la elite samaria de origen colonial, pero su inclinación por lo popular, lo afro o lo indígena lo distanciaba de ese grupo poblacional que sigue gobernando Santa Marta. Pero no hay que confundirse con lo que estoy diciendo: Alberto no era populista ni nada por el estilo: era un socialdemócrata de gustos refinados que apoyaba expresiones culturales diversas.

Era un diplomático por naturaleza, de unas relaciones sociales internacionales que era la envidia incluso de los diplomáticos de carrera. Siempre bromeábamos que si en 1830 el general Mariano Montilla hubiera decidido crear la República Independiente del Caribe, en ese inmenso territorio que dominaba desde Maracaibo hasta Panamá, pasando por Cartagena y Santa Marta, a finales del siglo XX de seguro Alberto hubiera ejercido como Canciller. Pero esa idea era solo broma.José Manuel Restrepo, Secretario de Simón Bolívar, vislumbró esta posibilidad de la nueva república como un peligro para Colombia, pero al final sentenció: Esa república no será realidad por las rivalidades entre cartageneros y samarios. Rivalidades que no existieron en el diario vivir de Alberto Abello.

En la vida real, Alberto nació en Santa Marta y siendo muy joven sus padres se trasladaron a Bogotá con todos sus hijos. Allí, en la fría capital terminó su bachillerato y estudió economía en la Universidad Externado de Colombia. En plena década de los setenta y principios de los ochenta, tuvo sus coqueteos con ideas de izquierda, en especial con la corriente maoísta del MOIR (Movimiento Independiente Revolucionario).

Regresó a su Caribe ancestral, primero a Cartagena y luego a Santa Marta, donde trabajó inicialmente con la Universidad de Cartagena y después con el CORPES (Consejo Regional de Planificación Económica y Social). Fue invitado por Gabriel García Márquez y Jaime Abello Banfi a participar en la creación de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano en 1994, institución encargada de dictar talleres de periodismo a los jóvenes comunicadores de América Latina.

Desde esa época mantuvo una estrecha amistad con nuestro Premio Nobel de Literatura y su esposa Mercedes Barcha. Como anécdota personal puedo contar que Alberto invitó a la casa de los García Márquez en Cartagena a un grupo de funcionarios del Banco de la República entre los que se encontraban el gerente general Juan José Echavarría, el codirector Adolfo Meisel y mi persona, entre otros. Allí Mercedes se comprometió a entregar a la Red de Bibliotecas toda su colección primeras ediciones de los libros de Gabo en diferentes idiomas, acto que se realizó en el segundo semestre del año 2018. También se mostró interesada en donar un mural de Alejandro Obregón para ser trasladado a la Biblioteca de Santa Marta, que en esos días había sido redenominada con el nombre de Gabriel García Márquez. Este mural sería entregado por la familia, una vez se concretara la venta de la casa en Cartagena. No tengo claro si esta oferta se mantiene, ahora sin la presencia de Alberto.

En su vida cotidiana y laboral se movía intensamente entre Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, las tres perlas del Caribe. Nos enseñó que se podía ser hincha simultáneamente del Unión Magdalena, del Junior (futbol), de los Tigres de Cartagena y de los Caimanes de Barranquilla (béisbol). De la misma manera integró en su discurso las celebraciones de las Fiestas de la Independencia de Cartagena, Carnavales de Barranquilla, Festival Vallenato en Valledupar, Fiestas del Mar en Santa Marta o Festival del Porro en San Pelayo.

De nuevo en Cartagena fue nombrado director del Observatorio del Caribe colombiano, un “tanque de pensamiento” que debía impulsar investigaciones de índole económica, social y cultural para toda la región Caribe. Los proyectos y publicaciones fueron múltiples, entre los cuales se destacaron la revista Aguaita, las Becas Héctor Rojas Herazo, la Red de Investigadores del Caribe, entre otros. En ese entonces, junto con Jorge García Usta convirtieron “Aguaita” en la revista miscelánea de mayor reconocimiento en el Caribe colombiano. Otra de sus contribuciones fue como coorganizador del Programa Leer el Caribe, junto con el Banco de la República Sucursal Cartagena y otras instituciones. Este programa ha cumplido cerca de dos décadas y su objetivo es invitar anualmente a un escritor del Caribe colombiano, entre quienes han estado Roberto Burgos Cantor, Germán Espinosa, Ramón Illán Bacca, Fanny Buitrago, Jorge García Usta, Alonso Sánchez Baute, Julio Olaciregui, entre otros.

También dejó huella como Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Tecnológica de Bolívar, donde instauró el Laboratorio y la maestría en Desarrollo y Cultura, la primera de esa índole en el Caribe colombiano, en convenio con algunas universidades europeas. Así mismo organizó la Expedición Padilla con la Armada Nacional y la Alcaldía de Cartagena, como un acto de reconocimiento a los aportes del general guajiro José Padilla a la Independencia delCaribe colombiano. Fue el coordinador general del “Compromiso Caribe”, evento en el que se presentó un panorama de la situación social y económica del Caribe colombiano y sus estrategias para superarlas.

Fue Director de la Biblioteca Luis Ángel Arango (BLAA) y la Red de Bibliotecas del Banco de la República. Allí organizó la celebración de los 60 años de la BLAA, gestionó la adquisición de manuscritos inéditos de diferentes autores colombianos, así como la donación de la colección de las primeras ediciones de las obras de Gabriel García Márquez en diferentes idiomas y países. Todavía en el cargo como Director de la BLAA, lo invitamos a Santa Marta para que dictara una conferencia en el marco del Congreso Internacional de Museos, Historia y Patrimonio, organizado por el Banco de la República-Santa Marta, la Universidad del Magdalena, la Quinta de San Pedro Alejandrino y la Asociación Colombiana de Estudios del Caribe – ACOLEC. En esta visita, como en las anteriores a Santa Marta, no podía faltar la compra de “caviar costeño” (huevas de lisa) frente a la Alcaldía, los bollos de queso en el barrio Los Troncos, así como degustar el cayeye o mote de guineo verde, el jugo de corozo y el dulce de mango gairero. Con orgullo samario decía que cuando regresaba a Cartagena o Bogotá con este cargamento, llevaba una parte del “manjar de los dioses”.

Su última visita a Santa Marta fue en la semana del 3 al 7 de abril. Siempre se alojaba en el apartamento de su hermana Tere, pero en esta ocasión estuvo en un cómodo apartamento frente al mar, en el sector de Playa Salguero, Rodadero Sur. Desde hacía varias semanas me había pedido que lo acompañara al vecino municipio de Ciénaga, para conocer la casa que construyó en madera su bisabuelo genovés Giuseppe De Andreis a mediados del siglo XIX. Le pedí a un escritor cienaguero que nos acompañara, para que nos hiciera de guía ilustrado en su terruño. Alberto, o “Ton” como lo llamábamos sus amigos, estuvo muy entusiasmado conociendo la casa en madera que se conserva en buen estado y conversando con el conserje que la cuida desde hace más de medio siglo. 

Giuseppe, un seguidor de Garibaldi refugiado en la salitrosa Ciénaga, era además anarquista y masón. A esta ciudad llegó con sus otros hermanos y todos se dedicaron a la agricultura como los cultivos de caña, tabaco, cacao y extracción de madera. Alberto también quiso conocer la imponente casa de la logia masónica en Ciénaga, donde pensaba que su antepasado podía haber ejercido su masonería. También conoció al nonagenario violinista Virgilio De Andreis, con quien habló de su parentela actual y sus antepasados. Por Giuseppe, Alberto y varios de sus familiares obtuvieron la nacionalidad italiana.

Es probable que Alberto no haya conocido antes el centro histórico de Ciénaga, sino solo la parte caótica de la carretera Troncal del Caribe que atraviesa parte de la ciudad, así como la zona del mercado. Se mostró sorprendido por el diseño del centro histórico, que partiendo de la plaza de la iglesia o el templete, se irradia en forma de estrella de siete puntas, con calles anchas y limpias. Allí se observa el esplendor que vivió Ciénaga en la época de la bonanza bananera que, con altibajos, se extendió entre la última década del siglo XIX y principios de la década de 1960. Regresamos a Santa Marta y un Alberto emocionado de haber descubierto sus raíces italianas en Ciénaga prometió escribir un ensayo histórico sobre Giuseppe De Andreis y otros masones de la región. Pero el tiempo no le alcanzó para hacer esta investigación, ni para estrenar su pasaporte italiano en el viaje que emprendería por el norte de África en ese mismo fatídico mes de abril, cuando lo sorprendió la muerte.

Conocí o escuché algunas personas que criticaban a Alberto Abello Vives por hacer parte de la elite samaria, por sus modales que algunos consideraban de estilo virreinal y por su forma de ser perfeccionista hasta en los más pequeños detalles. No voy a decir que todo lo anterior sea completamente falso, pero sería injusto descalificarlo por su origen social o por su temperamento fuerte. Los que lo conocíamos sabíamos que luego de un llamado de atención a algún colaborador por cualquier detalle, seguía un chiste y una risotada que retumbaba en los distintos rincones del sitio donde estuviera.

Autor y editor de libros y revistas, entre ellos “La isla encallada”; “Un Caribe sin plantación”, “El Caribe en la Nación colombiana”, “Los Desterrados del Paraíso” y “Aguaita”, revista del Observatorio del Caribe colombiano. Queda inédita su investigación sobre carnavales y fiesta republicana en el Caribe colombiano, que había acordado publicar con una editorial de reconocido prestigio internacional. Esperemos que se publique esta obra póstuma lo más pronto. Tuve la oportunidad de leerla y hacerle algunas observaciones sobre el propio manuscrito, pero no estoy seguro que haya tenido tiempo de acogerlas (o rechazarlas), ya que se las entregué el día que fuimos a Ciénaga. De Santa Marta viajó a Barranquilla, a participar como conferencista principal de un evento organizado en la Universidad del Norte por historiadores amigos. En la región Caribe, cuando una persona muere al poco tiempo de haber visitado sitios y amigos entrañables, se dice que “vino a recoger sus pasos”. Nunca pude entender ni quise creer este adagio popular, pero Alberto hizo este viaje para conversar con viejos amigos en Santa Marta, Ciénaga y Barranquilla, pero sobre todo para conocer la casa del bisabuelo.

Alberto era una persona que respiraba el Caribe, conoció gran parte de la macro-región Cuenca del Caribe como muy pocos lo han hecho, visitando casi todas sus islas, así como el territorio continental caribeño de Venezuela, Colombia, Panamá y los otros países Centroamericanos, así como la parte de México que se recuesta sobre el Caribe y se ubica a poca distancia de Cuba. Alberto nos deja sus ideas, sus libros, así como su entusiasmo cuando emprendía cualquier proyecto dedicado a la cultura o los estudios del Caribe. Sus amigos tenemos el compromiso de difundir su obra, tal vez a través de un centro de estudios que lleve su nombre y valore su legado.

Joaquín Viloria De la Hoz

Caribbean Studies, Volume 47, Number 1, January – June 2019, pp. 145-150.

Conferencias Caribeñas 2019

CONFERENCIAS CARIBEÑAS

Ciclos 1 al 24 (2007-2019)

INTRODUCCIÓN

El Instituto de Estudios del Caribe (IEC) inició las CONFERENCIAS CARIBEÑAS (CC) durante el primer semestre del año lectivo 2007-2008. Con el ciclo comenzado en enero de 2019, celebramos nuestro duodécimo aniversario: un total de veinticuatro ciclos semestrales que incluyen 295 actividades.

Estos eventos abarcan ponencias, conversatorios, mesas redondas, presentaciones de libros y simposios. Es la primera vez en la historia de la Universidad de Puerto Rico (UPR) que una unidad de una facultad ha auspiciado, durante 12 años académicos consecutivos, este número de actividades, con tanta variedad y riqueza de temas, enfoques, disciplinas y países.

El IEC encauzó las CC de manera que armonizaran con el documento Visión Universidad 2016: Plan Estratégico Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras 2006-2016. Las investigaciones presentadas ilustran el enfoque interdisciplinario del IEC al incluir temáticas de las Ciencias Sociales, las Humanidades, los Estudios Culturales y las Ciencias Naturales. En su misión de realizar, fomentar y divulgar las investigaciones sobre el Caribe, el IEC cumple con ofrecer al público universitario y la comunidad en general en y fuera de Puerto Rico, una pluralidad de áreas de estudio que atienden la complejidad y heterogeneidad social, económica, política y cultural de la región.

Además de ponentes del mundo académico seleccionados por la calidad de sus investigaciones, entre los participantes de las CC se destacan dos secretarios generales de la Asociación de Estados del Caribe, Rubén Silié y Alfonso Múnera; el Secretario General Adjunto de la Organización de Estados Americanos, Albert Ramdin; el Primer Ministro de Haití, Jacques Edouard-Alexis; los profesores John Agard, Anthony Chen y Leonard Nurse, de la University of the West Indies, integrantes del panel galardonado con el Premio Nobel de la Paz (2007) por su trabajo sobre el cambio climático, y varios profesores distinguidos de universidades del Caribe, Norteamérica y Europa, tales como Rebecca Scott, Norman Girvan, Robert Hill, Sidney W. Mintz, Frank Moya Pons, Consuelo Naranjo, Lizabeth Paravisini, Francisco Scarano, Stuart Schwartz, Olive Senior, Jean Stubbs,

Oscar Zanetti Lecuona, entre muchos otros. La Conferencia Magistral Anual Gordon K. & Sybil Farrell Lewis, auspiciada por la Familia Lewis Farrell, nos ha permitdo presentar a académicos de la talla de Verene Shepherd, Anthony P. Maingot y Richard Price. Vale acotar que miembros de la facultad del Sistema UPR ha tenido una amplia participación, ya sea como ponentes o como comentaristas. Varios ponentes y comentaristas del exterior han participado via Skype, incorporando así las nuevas tecnologías de telecomunicación.

Desde sus comienzos, la mayoría de las CC se grabaron en video y más tarde se transmitieron digitalmente, primero por el propio canal del IEC en Ustream, gracias a la colaboración de Javier Almeyda Loucil (Sistema de Bibliotecas UPR-RP), y luego por el canal de YouTube del Recinto de Río Piedras. La gran mayoría de los eventos se han colocado en el Internet Archive [https://goo.gl/ZtctwD] y una colección completa ha sido donada al proyecto Digital Library of the Caribbean (DLOC). Esta lista incluye la dirección digital para acceder directamente las grabaciones.

Las CC se llevaron a cabo bajo la direccion de los profesores Humberto García-Muñiz (2007-2015, 2017-2019), Lowell Fiet (2015-2016) y Ana M. Fabián-Maldonado, con la participación del personal docente y no docente del IEC y el apoyo de la Facultad de Ciencias Sociales, la Rectoría del Recinto de Río Piedras, Carmen Gloria Romero (QEPD) y Almaluces Figueroa de la Biblioteca Regional del Caribe, WRTU Radio Universidad e Ivette Romero, del blog Repeating Islands.

Humberto García-Muñiz, Ph.D.

Coordinador de las Conferencias Caribeñas

Instituto de Estudios del Caribe

Extensión del plazo de los premios «Manuel Moreno Fraginals» y «Eric William» de la AHEC

Queridos colegas les pedimos el favor de difundir entre sus contactos la ampliación del plazo para a convocatoria de los premios «Manuel Moreno Fraginals» y «Eric Williams», para publicaciones, que serán otorgados en el marco del V Congreso de la AHEC, en la Universidad de Costa Rica, entre el 4 y el 8 de noviembre de 2019. El Dr. José Antonio Piqueras coordinará los premios.El nuevo plazo vence el día 15 de octubre de 2019.   Además les recordamos que la información de los hoteles ya se encuentra disponible en la página WEB del Congreso:  https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/.   Saludos cordiales,   José Antonio Piqueras Jorge Elías Caro Ronny J. Viales-Hurtado  

Dear colleagues, please spread the extension of the deadline for the «Manuel Moreno Fraginals» and «Eric Williams» awards, for publications, which will be granted in the Fifth Congress of the AHEC, at the University of Costa Rica, between November 4 and 8, 2019. Dr. José Antonio Piqueras will coordinate the awards. The new term expires on October 15, 2019.

Hotel information is already available on the Congress website and on the AHEC website: https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/  http://ahec.uji.es/

Best regards, José Antonio Piqueras Jorge Elías Caro Ronny J. Viales-Hurtado  

Chers collègues, la durée de l’appel aux prix «Manuel Moreno Fraginals» et «Eric Williams», qui sera décernée au Vème Congrès de l’AHEC, à l’Université du Costa Rica, a été prolongée. José Antonio Piqueras coordonnera les prix. Le nouveau mandat expire le 15 octobre 2019.

Les informations sur les hôtels sont déjà disponibles sur le site Web du Congrès et sur le site Web de l’AHEC: https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/http://ahec.uji.es

Cordialement, José Antonio Piqueras Jorge Elías Caro Ronny J. Viales-Hurtado

Extensión del plazo de recepción de propuestas para el V Congreso Internacional de la AHEC

Buenos días/Hello/Bonjour:
Les comunicamos que el periodo de recepción de propuestas de ponencias para el V Congreso de la AHEC se extendió hasta el 15 de julio de 2019.
The proposal submission period to participate in the Fifth International Conference of the AHEC was extended until July 15, 2019.
La période de réception des propositions de communications pour le Ve Congrès de l’AHEC a été prolongée jusqu’au 15 juillet 2019.
Para mayor información pueden consultar la página WEB de la AHEC: http://ahec.uji.es/ y la página WEB del V Congreso de la AHEC en español e inglés: https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/, https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/english/
For more information:
https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/
https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/english/
Pour information consulter:
https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/
https://vcongresoahec.fcs.ucr.ac.cr/english/